COHOUSING: VIVIENDAS COLABORATIVAS PARA VIVIR LA VEJEZ DE OTRO MODO

COHOUSING: VIVIENDAS COLABORATIVAS PARA VIVIR LA VEJEZ DE OTRO MODO

¿Cohousing? Te contamos en qué consiste

Ya existe una alternativa a los asilos en Estados Unidos y Europa, ¿qué es el cohousing? Se trata de las viviendas colaborativas y autogestionadas donde comunidades de adultos mayores y también jóvenes que deciden unirse para compartir y disfrutar de espacios comunes manteniendo la independencia en sus propias casas.

Historia del cohousing o covivienda

En la década de los ’80, la población europea comenzó a implementar el estilo de vida cohousing o covivienda; la iniciativa fue ideada por jóvenes en Dinamarca y Holanda.

Consiste en vivir de manera comunitaria pero con vivienda independientes, complementadas por áreas comunes donde los vecinos comparten servicios, actividades sociales, comedores, conciertos, juegos de mesa, parrilladas, etc.

En los 80, cuando algunos de aquéllos pioneros comenzaron a envejecer descubrieron que sus necesidades eran diferentes que las de las personas más jóvenes y empezaron a crear comunidades “senior”.

El Cohousing es planeado por un grupo de personas (amigos, conocidos, miembros de una junta de vecinos) y son ellos quienes deciden comprar un terreno en conjunto, lotearlo y construir pequeñas casas básicas y económicas. El proyecto es muy exitoso, y hoy se está aplicando en distintas regiones del mundo.

Fuente: http://www.cohousing.org/

El bienestar emocional como indicador de calidad de vida en los senior co-housing

Entrevista a Elsa Gummà Serra, coautora del estudio sobre bienestar emocional asociado al co-housing

– ¿Cómo mejora el cohousing la calidad de vida para las personas de más de 64 años? 

Diversos estudios muestran que el co-housing mejora la calidad de vida de quienes residen en él, ya sean personas jóvenes o adultas mayores. Los lazos que se establecen en este tipo de comunidades y la ayuda mutua que se promueve en ellos, facilitan que las personas sientan una mayor autoestima, tengan una importante red de apoyo y se sientan reforzados y, por tanto, en ese aspecto relacional aumente su calidad de vida. Dicha mejora en la percepción de bienestar promueve que, aunque las enfermedades y dolores sigan presentes, la importancia que se otorga a la percepción de las mismas disminuya.

Una persona de 64 años o más, no tiene por qué tener características particularmente distintas de otra que tenga unos años menos, pero es obvio que a medida que se cumplen años la posibilidad de desarrollar distintos tipos de dependencia, es mayor.

Existe otro riesgo grande asociado a la edad, que queda reflejado en el artículo claramente, se trata de la soledad asociada a la llegada de la jubilación, ya que se abandona el trabajo y las redes sociales que se habían establecido en torno a él se ven resentidas. Además desaparecen de manera paulatina amistades y familiares por multiples razones tales como los motivos laborales, el ingreso en centros residenciales o el fallecimiento. De nuevo, la red social que se establece en el co-housing, contribuye a paliar de manera muy interesante estas circunstancias vitales que ocurren en torno al adulto mayor. Con estos modos de convivencia, refuerzan su autoestima y su autodeterminación.

– ¿Varía el bienestar de vivir en un cohousing si eres hombre o mujer?

Antes de responder a esta pregunta, hay que resaltar que bienestar es un término multifactorial, ya que no hay un único elemento que nos permita constatar el bienestar de una persona, y así hay que analizarlo. Si nos ceñimos a los resultados obtenidos por el estudio y a otros de similares características en los que se establecía una comparativa entre ambos sexos, se advierte que la mujer tiene tendencia a expresar de manera más clara su disconformidad ante una situación desagradable o no deseada.

Como ocurre a menudo en las ciencas sociales es dificil interpretar los resultados obtenidos y determinar, pues, si las mujeres perciben un menor bienestar que los hombres o es que, simplemente, por cuestiones culturales ellas han aprendido a detectar y expresar mejor sus emociones. Aún con ello, aunque existen notables diferencias en determinados ítems, en general los resultados son bastante homogéneos si se analizan a través de la variable sexo. 

 – ¿Qué aspecto de tu estudio sobre el cohousing te ha sorprendido más?

El estudio completo, del cual se deriva este artículo, abarca el análisis de las ocho variables que determinan según Shalock y Verdugo (2008) la Calidad de Vida, establece una frontera enorme entre los centros residenciales clásicos y los co-housing.

Sorprende cómo la manera de organizar la vida a las personas mayores, que se articula en los centros residenciales de estilo asistencial afecta de manera importante a los residentes que, en líneas generales, pierden autodeterminación, disminuyen sus relaciones sociales y a los cuales otras personas gestionan su economía. En el caso de los co-housing, los mayores se autogestionan y establecen relaciones de ayuda y colaboración entre ellos, en definitiva, sorprende observar que el perfil de ambos residentes es muy distinto y los resultados de las diferentes maneras de convivir tienen una relación directa con su calidad de vida.

Cohousing: viviendas colaborativas para vivir la vejez de otra manera 3
 
 

Jóvenes y familias en Cohousing o Covivienda

Las viviendas colaborativas combinan los espacios comunes con los privados y promueven la racionalización de los recursos.  La idea es reunir a varias unidades familiares se unen en una cooperativa para compartir el uso de un edificio de viviendas.

Un modelo con una gran tradición en el norte de Europa frente al sur. Por ejemplo, en Dinamarca el 10% de las comunidades funcionan así, y en Suecia llega incluso al 35%. En España también comienza a tener un desarrollo como una alternativa a la vivienda tradicional.

Aletxa por ejemplo, es un proyecto de cohousing que el colectivo Cover está desarrollando en un pequeño pueblo de Álava . Se trata de un proyecto de rehabilitación de un caserío de finales del siglo XVIII en una vivienda colaborativa, con los mejores criterios de sostenibilidad y adaptada al siglo XXI.

En el proyecto se contemplan espacios que favorecen la vida en común, combinadas con 5 viviendas autosuficientes de unos 45 metros cuadrados, y que cuenta ya con algunas familias interesadas.

¿Por qué a la gente le gusta tanto este sistema? Porque pueden conservar su independencia, además pueden disfrutar de la vida con amigos. Este sistema les permite vivir su madurez con vitalidad lejos de la soledad y formar un espacio de pertenencia tan importantes para la salud y bienestar humana.

“Queríamos envejecer junto a nuestros amigos. Hemos tenido la experiencia amarga de nuestros padres, hemos visto cómo en su vejez estaban muy solos. Aquí es al revés: lo difícil es cruzar un pasillo y no hablar con alguien, lo difícil es que no haya nada que te apetezca hacer”, explican José María María Dolores, ambos viven en un cohousing en Salamanca.

Fuente: http://cohousing.org.uk/
 
 

Fuente: http://cohousing.org.uk

 

“La vejez acecha cuando no tienes nada que hacer. Estar ocupados nos mantiene activos y en forma”, dice Jaime Moreno, adulto mayor que vive también en un cohousing de España, agregando que “aquí impera la solidaridad”.

El Cohousing revitaliza a los adultos mayores ya que fomenta la colaboración, la participación, el liderazgo y las ganas de crear, fomenta también la integración social, la colaboración entre vecinos, la sostenibilidad, los pasatiempos, entre tantos otros beneficios relacionados con el compañerismo y los lazos sociales.

Alternativas a un asilo

“Ni hablar, al asilo no”

Es el grito que han comenzado a pronunciar los mayores españoles. Los asilos son lugares por lo general impersonales, donde el grado de dependencia es alto y donde todo está pautado. Además, muchas familias no pueden permitirse pagar esos lugares: una residencia privada puede a costar unos 2.000 euros al mes, y optar a una plaza pública es difícil.

La prueba de ese cambio de mentalidad es que más de la mitad de los españoles mayores considera poco probable terminar en un centro geriátrico, según un estudio realizado por la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), una organización que agrupa a asociaciones de mayores de toda España. A los ancianos españoles el cohousing les parece la opción más deseable de pasar sus últimos años.

Ciudades donde puedes encontrar iniciativas de cohousing

Si quieres ver las iniciativas de cohousing (y ecohousing) que tienen lugar en España (y en otros países europeos) consulta este enlace o haz click en el mapa inferior.

Cohousing: viviendas colaborativas para vivir la vejez de otra manera 4
 
 

Lista de algunas ciudades en España con iniciativas cohousing · Actualizada 2019

Barcelona – Can Batlló – La Borda

Cerdanyola del Vallès – Sostre Cívic

El Vendrell – La Muralleta

Madrid – Cohousing Verde

Madrid – Trabensol

San Miguel de Meruelo (Cantabria) – Brisa del Cantábrico

Valladolid – Profuturo

Otros proyectos – Living Cohousing

Cohousing_LAB

Proyectos de Ecohousing 2019

Muchas personas sueñan con vivir en el medio rural desde un punto de vista idílico, es fundamental que seleccionemos el pueblo de forma realista en función de las expectativas personales y profesionales. En los últimos años ha crecido mucho el número de personas que vuelven a la vida rural.

Cohousing: viviendas colaborativas para vivir la vejez de otra manera 6

Esta nueva tendencia esta inspirada en la necesidad de volver a respirar aire puro y vivir en comunidad.Su nombre más popular es ecohousing, es decir, compartir vivienda en la naturaleza pero con prácticas sostenibles y respetando el entorno.

¿Qué te pareció esta idea?
¿Te gustaría vivir en un Cohousing?
¡Cuéntanos si estarías interesado/a en este estilo de vida para tu futuro!

 

 

Si te ha gustado ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
avatar
  Suscribirse  
Ser notificado de